El tiempo pasa como el rugido de un león

El tiempo pasa como el rugido de un león. Philipp Hartmann. Alemania, 2013

salar

Hartmann nos entrega una reflexión sobre el tiempo. Esta variable inasible, es motivo de interés para científicos y artistas desde los albores de la humanidad. Hartmann no desconoce esto, y es así que nos pasea gracias a su cámara, por la sede alemana del reloj atómico más importante de Europa, donde nos enteramos que este método de medición del tiempo no está exento de problemas y discusiones entre los físicos. Hartmann juguetea con los problemas de medición, cuando en el desierto del Salar de Uyuni en Bolivia, recorre caminando, corriendo o al trote una distancia prefijada y su amiga registra los segundos ocurridos en cada evento.

Hartmann se dedica también a la percepción subjetiva del tiempo. Interpela a su madre y a su abuela, quienes le cuentan, con primeros planos de sus rostros, sus particulares maneras de vivirlo y percibirlo. Un par de mujeres que se muestran inteligentes y sutiles y con sus pensamientos se ganan el afecto del espectador.

También se reflexiona sobre el tiempo pasado, sobre los recuerdos y la memoria, y la manera tan particular que tenemos de evocar eventos pretéritos, dependiendo de la edad, o de la intensidad del momento. Para ello Hartmann, recorre fotos de su infancia, sacadas por su padre, de instantes que no recuerda haber vivido, o que solo recuerda vagamente.

El director evoca la rigidez con que el cine de Hollywood pauta los tiempos de cada momento en un filme de su factoría. Cuándo debe aparecer cada evento, para evitar el desconcierto del espectador y que éste satisfaga sus expectativas según el modelo de representación que se trata de imponer desde los grandes estudios.

También se menciona el conflicto entre lo que se recuerda y la forma en que ciertos hechos deben ser recordados. Las fotos de su padre muerto (que no se muestran y que ya no existen), además de sonar como una idea tenebrosa, le plantea al director y a su familia los límites del registro desde el punto de vista ético y afectivo. La muerte es algo demasiado íntimo como para hacerla pública a través de unas fotos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s