El Blanco Afuera, El Negro Adentro

El Blanco Afuera, El Negro Adentro. Branco Sai Preto Fica. Adirley Queirós. Brasil. 2014

branco saiJugando con el título de la película, podemos decir que mientras el blanco está fuera de campo, el negro (los negros) están “adentro” del campo de la imagen y son los personajes excluyentes de este sentido filme brasileño. En una mezcla de documental y ficción, el director retrata la vida de tres sobrevivientes de las represiones policiales en Brasilia, en la década del ’80 del siglo pasado. Dos de ellos han quedado con secuelas físicas permanentes por las golpizas recibidas. La gratuidad de la violencia de los blancos hacia los negros (que en Brasil es casi como decir la de los ricos contra los pobres) se pone en evidencia a medida que el relato de las víctimas va enumerando el accionar represivo.
Queirós, el director, toma varias decisiones que desde la forma, le permiten adoptar una posición clara a favor de los humillados y ofendidos de la periferia de Brasilia, sin caer en el panfleto. Por un lado, y como dije antes, los blancos, y su brazo armado, la policía, están totalmente fuera de campo en todo el filme, aunque algunos indicios mínimos, nos recuerda que ese poder sigue existiendo y no acepta ser desafiado. Otra decisión comprometida, consiste en circunscribir la acción a la ciudad satélite de Ceilândia, en donde viven los protagonistas, sin realizar ni una sola toma de la emblemática capital de Brasil. En tercer lugar, y es un mérito evidente, no se intenta una supuesta (imposible) objetividad, ya que no hay ningún reportaje o participación de los ejecutores de la represión. Queirós, toma claro partido por los reprimidos, adopta sus puntos de vista y les da a ellos la palabra (y las imágenes), con exclusividad.
El filme hace una fuerte denuncia: la vigencia de un explícito Apartheid en el Distrito Federal de Brasil, que impide el ingreso a los habitantes que no viven allí, sino cuentan con un ¡pasaporte!. La existencia de este documento, que transforma en extranjeros a los brasileños en su propio país, queda en evidencia en dos escenas claves. La primera cuando se escucha por la radio del auto de uno de los protagonistas, que no deben olvidar el pasaporte para ingresar a Brasilia y así evitar incidentes en los puestos de control, y la segunda, cuando el mismo personaje, consigue pasaportes falsificados para pagar una deuda con un DJ que le ayuda a prepara un disco.

Tomando una sinopsis de un sitio en portugués, puede sintetizarse el origen de la historia así: “Tiros em um baile de black music na periferia de Brasília ferem dois homens, que ficam marcados para sempre. Um terceiro vem do futuro para investigar o acontecido e provar que a culpa é da sociedade repressiva.” (http://www.adorocinema.com/filmes/filme-228798/)

Queirós, nos invita a acompañar a los tres personajes en su vida cotidiana y los retrata como seres humanos que no han perdido la dignidad, que no olvidan su pasado, pero tampoco son unos resentidos ni se dejan ganar por los lamentos y la angustia. Cada uno, desde donde puede y sabe, ha ido buscando una manera de rehacer su vida.
Por medio de los relatos y las fotos, es posible reconstruir lo sucedido. El origen de la tragedia. A través de las imágenes en movimiento, vemos su presente.
Una gran película. Política por su contenido, pero también y sobre todo por su forma. Es la clase de filmes que nos gustaría ver más seguido en los cines latinoamericanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s