El chico de la bicicleta

El chico de la bicicleta (Le gamin au vélo), Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne, Bélgica | Francia | Italia,  2011

La palabra clave en esta película es: compromiso. Pero no me refiero al compromiso político, sino al afectivo. El chico de la bicicleta es un testimonio lacerante de la falta de compromiso de los adultos para con los afectos hacia los niños.

Los hermanos Dardenne, retratan con exquisita delicadeza esta búsqueda desesperada de un niño que no encuentra quien lo quiera. Este dolor intenso, se expresa en permanentes rebeldías y se va calmando de a poco cuando descubre al adulto que lo pueda contener.

El estilo narrativo de los Dardenne, sigue vigente. Planos secuencias extensos y de ritmo vertiginoso, aunque esta vez predominan los planos medios y no tanto los primerísimos planos como en Rosetta. La intensidad del relato, de todos modos, no decae, en gran parte por las actuaciones sobresalientes de Thomas Doret que interpreta al niño Cyril Catoul  y de Cécile De France que asume el rol de madre adoptiva bajo el nombre de Samantha y ejerce como peluquera.

Hay muchos adultos ocupados en lidiar con Cyril, pero no vemos casi nunca, un beso, un abrazo o una caricia que le permita al niño sentirse querido por los mayores.

Esta película tiene varios momentos claves, y en todas ellas el niño está en escena:

  • Cuando Samantha, en medio de la noche se acerca a la cama de Cyril, para apaciguar su insomnio, y le habla al oído, el niño percibe y disfruta de un gesto de ternura.
  • Cuando en una discusión en el auto, el amigo y amante de Samantha le pide que elija entre el niño o él, Samantha solo lo piensa un segundo y se queda con el niño.
  • Cuando Ciryl le lleva al padre el dinero robado y este le dice que no quiere verlo más. Es el momento en que el niño termina de aceptar que ha sido abandonado por el adulto a quien tanto necesitaba.
  • Cuando Ciryl le pide a Samantha, y ella acepta, que quiere quedarse todo el tiempo con ella y no solo los fines de semana. Es el instante glorioso en que la pesadilla del orfanato queda en el pasado. Además, el niño, quizás por primera vez, empieza a pedir perdón por sus errores. Samantha besa al niño con un verdadero beso de madre, con intensidad,  emoción y plenitud. (ver esta escena en el video más bajo)
  • Cuando Samantha firma ante el juez, el arreglo extrajudicial por el cual deberá abonar al damnificado del robo una indemnización en muchas cuotas mensuales, no solo se hace cargo de una deuda sino que ratifica su lugar de madre.


El filme otorga a una mujer el papel más trascendente: hacerse cargo de la tarea de lidiar con un niño que la retribuye, dando ella muestra de una paciencia infinita, avanzando a tientas pero con valentía en el descubrimiento de esta nueva relación que se está gestando.

En suma: otro filme inolvidable de los Dardenne que no podemos dejar de ver.

Link IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1827512/

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Jorge H dice:

    Hay una sola cosa que no entendí de la película. ¿Que función cumple la música extra diegética? Se escuchan en tres momentos, por solo 14 a 15 segundos, fragmentos de una obra compuesta por Beethoven, pero no parecen tener ninguna relación con las escena ni con la lógica de la película, que por lo demás no tiene otros sonidos que los del ambiente en donde transcurre cada escena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s