Outside In

Outside In.  Stephen Dwoskin. Reino Unido/Alemania Occ. 1981.

Proyectada el 10/09/2012 en el cine club Cinéfilo de la ciudad de Córdoba, Argentina.

outside-inDwoskin busca hacer explícito su estado de hombre afectado por la poliomielitis. Pero evita por todo los medios caer en la lástima ajena o en el típico filme de minusválido que alcanzan la redención cuando se integran al mundo de los “normales”. La mayoría de sus escenas ponen a su condición física en el centro. Muchos de los sketches, se arman alrededor de este problema físico. Dwoskin no solo que no busca disimular su condición, sino que trata de explorar el mundo a través de este dato inexorable. La secuencia en que una mujer entra por detrás a un cuarto y tropieza de mil modos diferentes con sus muletas, es de gran originalidad en lo formal y muy clara en el contenido. Nos dice que sus muletas existen, que están allí aunque no las queramos ver. Se muestran con ingenio, las complejas relaciones que se entablan con los demás y con el medio ambiente, siempre hostil a cualquier discapacidad. A veces lo hace en tono de humor negro, como en la escena en que los borrachos quieren ayudarlo a llegar a su casa y complican hasta lo indecible la situación. En otros momentos del filme asistimos a secuencias jugadas como burla a la curiosidad morbosa e inconducente de muchas personas ante el diferente, como en el caso de la mujer que sentada a su lado no deja de preguntar hasta el hartazgo, sobre los detalles de su enfermedad. El sadismo aflora en forma terrible en la escena frente al ascensor jugada con el portero negro, que prolonga en forma innecesaria la incertidumbre de Dwoskin.

Dwoskin también posee muchas secuencias experimentales, donde la cámara es un objeto para explorar distintas maneras de encuadrar un plano o de iluminarlo. Prueba también con movimientos que nos sorprende al presentar una imagen que parece tomada como un plano frontal, y que, movimiento de cámara mediante, se transforma en un contrapicado o viceversa. Otras recurren al uso de espejos, que crean extraños efectos.

Coincido con el programador del ciclo, Ramiro Sonzini sobre la destacable forma de manejar el erotismo. Una apuesta que parece estar más cerca de la ternura que de la lujuría o las pasiones desbocadas. En este sentido me pareció muy original la escena de los besos intercambiados con su amiga negra, que previamente había sido filmada durante varios minutos en un baile entre amigos.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Tisha dice:

    All of these articles have saved me a lot of hedhscaea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s