Holy Motors

Holy Motors, Leos Carax, Francia, 2012

holy-motors-21Holy Motors, resulta un filme sumamente fantasioso, cuyo visionado se hace agradable al espectador. ¿Cuál es su secreto para lograr este efecto? Uno de ellos, es la existencia de un hilo narrativo que está constituido por la jornada de trabajo del Sr. Oscar, a lo largo de la cual se debe hacer cargo de los “expedientes” que su chofer y secretaria, le ha ido dejando a su alcance. Este sería el McGuffin (ver significado aquí) inventado por el director Leos Carax. Y es un recurso muy útil para darle unidad al filme y al mismo tiempo, despertar la curiosidad en el espectador. Es también un modo de facilitarnos o un motivo para aceptar, las disparatadas misiones que encara el Sr. Oscar.

La película comienza con una escena que hace presagiar un policial o un drama. Un hombre rico, abandona su mansión, rumbo al trabajo. A la entrada de su casa lo aguarda una limusina con chofer. En los techos hay guardaespaldas que vigilan todos los movimientos. Ya en el auto, nuestro protagonista, mantiene una conversación telefónica con un conocido, y debaten sobre la necesidad de armarse, para defenderse de la inseguridad. Inmediatamente, el Sr. Oscar, toma el primer expediente dejado en su asiento por su secretaria, Celine. Cuando todo hace presagiar el inicio del relato de una gris jornada laboral, de un alto ejecutivo o empresario, el Sr. Oscar comienza a disfrazarse de una viejita pordiosera, y se baja en una concurrida calle de Paris, donde comienza, por un rato, su faena como mendigo. Así se van sucediendo diferentes relatos, en una especie de sucesión de cortos, con las historias más insólitas.

Un recurso poderoso del filme, porque genera un cierto desconcierto y misterio en el espectador, es la interacción del Sr. Oscar, disfrazado, con el resto de la gente que se cruza en su camino. No lo miran como a un extraño, sino como si fueran actores anónimos que forman parte de un vasto elenco. ¿Estaba entonces todo preparado, y las personas anónimas que aparecen, son extras del filme? ¿O solo se trata de una espontánea y lúdica participación del público en la interacción con un personaje impredecible? La gente anónima que aparece en la película, ¿Es espectadora o protagonista, o ambas cosas a la vez? .

Otro detalle para destacar, es que el Sr. Oscar, desarrolla sus tareas, con un rostro cansado, aburrido, cuando cualquiera de nosotros se sentiría con la adrenalina al tope, si viviera las mismas peripecias. ¡Hasta las acciones más lúdicas, se tornan cansadoras cuando se vuelven una obligación por motivos de trabajo!

Dentro de cada tarea encarada como ejecución de cada expediente, se incluyen situaciones sumamente originales y hasta surrealistas, pero que se nos vuelven igualmente simpáticas, entre otras razones, porque abordan una corta historia, narrada de modo tradicional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s