Costa da Morte

Costa da Morte. Lois Patiño. España. 2013

Estreno mundial: Locarno Film Festival 2013

Costa-da-MOrte-de-Lois-PatinoEs una película con una gran coherencia formal. Prácticamente desde la primera secuencia hasta el final, con pocas excepciones, predominan los planos generales que retratan los grandes espacios abiertos que dan identidad a Costa da Morte. Casi lo único que está en “primer plano” es el sonido de los diálogos. Estos diálogos han sido filmados y editados con originalidad: mientras vemos bastante alejadas de la cámara a las personas que hablan, sus palabras suenan como si las tuviéramos al lado. Los diálogos tienen otra virtud: dan un toque de humor al filme y generan un cambio de tono con esas secuencias. Al bucólico retrato de los bosques y las costas marítimas neblinosas, se le intercalan reflexiones y datos históricos que mueven a la risa.
La forma en que son filmadas las personas son extrañas y originales. Estamos acostumbrados a que un diálogo se capture con la cámara a través de un plano medio o un primer plano. Casi siempre se trata que los rostros con su gestos, acompañen a las palabras. Pero en Costa da Morte, no vemos esto. Los diálogos se escuchan y las personas se ven muy lejos de la cámara, y queda a la imaginación del espectador el retrato del rostro. Las palabras además, aportan información sobre el espacio captado, leyendas, anécdotas y datos científicos se van desgranando para dejar constancia que estamos viendo un paisaje con identidad propia.

Hay otro mérito importante en este filme: el registro de los trabajos al aire libre, que están integrados al paisaje a la vez que lo modifican. Las duras faenas de leñadores, pescadores y recolectoras de mariscos, desmitifican el entorno, que sin la presencia humana parece pecar de demasiado paradisíaco.
Son todas estas formas de registro, las que evitan que Costa da Morte sea un filme turístico, y por el contrario, se constituya en un original testimonio de un espacio y las personas que lo habitan.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jorge H dice:

    Wikipedia:
    La costa de la Muerte (Costa da Morte en gallego) es una región costera de la provincia de La Coruña, Galicia (España) que abarca desde Malpica de Bergantiños hasta el cabo Finisterre.
    La costa está salpicada de bellos paisajes como las playas de Trece, Reira, o Ariño (Camariñas), Lage, Traba y Soesto (Lage) Mar de Fora y O Rostro (Finisterre), los penedos de Pasarela y Traba, la Costa de Cabo Vilán y la costa que une Camelle con Traba.
    Eugenio Carré Aldao, hacia finales de la década de 1920, fue uno de los primeros en hacer alusión al nombre de «costa de la Muerte», que, según afirma, procede de una antigua leyenda documentada a mediados del siglo XVI, dramatizando todo lo comprendido geográficamente a la derecha de Finisterre, por su falta de constancia de navegabilidad.
    Teniendo en cuenta que el nombre de esta comarca hace referencia a la cantidad de catástrofes marinas debido a la peligrosidad de sus acantilados y frecuentes temporales, es posible delimitarla entre Malpica y el Cabo Finisterre.

    Entorno histórico y leyenda
    Sus gentes fueron testigos de numerosos naufragios, especialmente en la costa que va desde Camelle hasta Camariñas, donde se hundieron más de 60 navíos en poco más de cien años, siendo el cabo Tosto (o punta do Boi) el punto más fatídico.
    Dentro de lo que comprende su interés histórico, hay que destacar una fuerte tradición en torno a la piedra y su conformación en torno a una simbología pre-religiosa, como se puede comprobar en las leyendas del Monte de San Guillerme (en Finisterre), la pedra da serpe en Corme, la leyenda de la ciudad sumergida de Valverde en la Lagoa de Traba, o las Piedras de Mugía, supuesta fuente de curación.
    Uno de los hechos que nos muestra la fuerza de estas antiguas divinidades es su incorporación a la tradición religiosa cristiana en santuarios tan importantes como el Cristo de Finisterre o la Virgen de la Barca de Mugía. La piedra, para los primitivos, era símbolo de la invariabilidad, a diferencia de otros elementos de la naturaleza sujetos a cambios. Por tener esa propiedad, transciende de la precaria cualidad humana, que también está sometida a este proceso de cambio, muerte y desaparición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s