Norte, el fin de la historia

Norte, el fin de la historia. Norte, hangganan ng kasaysayan. Lav Diaz. Filipinas. 2013

eliza Sin dudas una película original. No solo porque dura más de cuatro horas, sino porque es capaz en ese tiempo, que la atención del espectador no decaiga, yendo y viniendo entre dos historias que en algún momento se relacionan. Los personajes centrales interactúan con una larga lista de interlocutores que le permite mostrar a Diaz, en toda su complejidad a la sociedad filipina contemporánea.

¿Por qué se toma Diaz un tiempo tan extenso para narrar historias que otros directores suelen resumir en un par de horas? ¿Es que acaso le falta poder de síntesis? Creo que no es el caso. Lo que demuestra Diaz con su filme, es que un retrato que se tome el tiempo necesario en profundizar en los múltiples vericuetos del alma de los filipinos y la política y la sociedad de su país, no puede durar menos que los 250 minutos de su obra.

joaquinEs que a diferencia de otros realizadores, Diaz quiere que las acciones y las ideas de sus personajes queden expuestas con todos sus pormenores, para lo cual elige predominantemente planos medios y fijos. Así logra integrar a todos los partícipes de la escena en un solo encuadre, sin que perdamos detalles de sus rostros y palabras.

fabianFabian, es un neurótico torturado por sus conflictos, ex estudiante brillante de Derecho, que no encuentra su lugar en el mundo. Sin proyectos y sin afectos a los cuales aferrarse, vaga por el mundo en absoluta soledad, o con la compañía transitoria de amigos que no lo contienen.

Joaquin y Eliza, forman una pareja de la clase trabajadora, que crían dos hijos maravillosos con muchos sacrificios económicos, pero a los que les brindan un cariño mayúsculo, que es el que Fabian no encuentra en su espacio.

Un hecho policial, liga a los tres personajes, y Diaz va retratando alternadamente, las peripecias que forman la vida de Fabian, Joaquin y Eliza. Los conflictos son múltiples y se desarrollan minuciosamente. De Fabian con sus amigos, con su amante, con su hermana, y con la usurera del pueblo. Para Fabian, solo su perro Yumi, puede permitirle interactuar con emoción positiva con otro ser vivo. Joaquin y Eliza, por su parte, deben lidiar con la cárcel (él encerrado y ella como visitante) y con las penurias económicas que llevan a un trabajo agotador para ella.

La fotografía es maravillosa, captando escenas de gran belleza, sobre todo de noche y jugando con los contrastes entre luces y sombras dentro del cuadro. Sin embargo, no se trata de mero esteticismo. Las imágenes están siempre al servicio del relato y contribuyen a crear los climas que la historia demanda.

Aunque ocurren hechos de violencia, Diaz nos ahorra el espanto de su visión, y quedan entonces en un pudoroso fuera de campo.

Contraviniendo el estilo narrativo convencional, Diaz no se precipita a una resolución más o menos ordenada de los conflictos. Por el contrario, deja las historias libradas a un final abierto, que resulta más acorde con la complejidad del mundo que retrata.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s