Variedades

Variedades (Predstadleniye). Sergei Loznitsa. Rusia. 2008

lenin2Una recopilación alucinante de las variadas creaciones publicitarias que el régimen soviético filmó y difundió hacia 1954, luego de la muerte de Stalin y tras la asunción de Nikita Kruschev como líder de la URSS. La puerilidad de todas las escenas rescatadas por Loznitsa, resultan indignantes y ponen en evidencia el discurso monocorde del régimen soviético al momento de dirigirse a su pueblo. Consignas que hacen el eje en el culto al trabajo extremo y al amor a la patria, no parecen propias de las ideas de Marx que soñaba con liberar al hombre del yugo del trabajo explotado y no de esclavizarlo aún más, en nombre de una causa de final incierto. Mirar estas imágenes desde el año 2014, hace imposible evitar que el espectador sienta una pena enorme por el destino de un pueblo al que se le prometía en 1954 el comunismo en 20 años, y terminó sufriendo una de las peores versiones del capitalismo.

variedadesAnte la increíble simplicidad del discurso oficial, es difícil pensar que haya podido ser tomado en serio por sus destinatarios. Conocemos las ideas y las miradas de la propaganda oficial, pero no podemos saber lo que pensaban y como interpretaban estos panfletos en forma de películas, sus destinatarios, el pueblo soviético. Es el gran fuera de campo del filme de Loznitsa.

Cuando la propaganda oficial se vuelve abrumadora y excluyente, hasta invadir el conjunto de las artes, tales como el teatro y la música popular, podemos imaginar que existía por parte del ciudadano común una conducta de apariencia esquizofrénica. Por un lado aplaudir y vitorear a los líderes impuestos, llenar los teatros para atiborrase de propaganda apenas disimulada, y por el otro indignarse o rebelarse por la enorme distancia entre la arenga y la realidad.

El nivel deplorable del discurso, demuestra el desprecio que las autoridades tenían de la inteligencia de su pueblo. Lo que se ve y se escucha parecen ideas pensadas para que sean entendidas por infradotados.

El culto a la personalidad cambia de cara pero no desaparece como práctica. Lenin y Marx en reemplazo del innombrable Stalin.

Es destacable también, en la recopilación del director, la alusión permanente al Partido Comunista como el poder omnipresente, al cual dedicar el esfuerzo y jurarle lealtad eterna.

Sergei Loznitsa
Sergei Loznitsa

Sin dudas, el propio Loznitsa hubiera sido rápidamente etiquetado como traidor a la causa, si imagináramos esta película realizada bajo el régimen soviético.

Loznitsa rescata filmes hechos para excitar, más que para hacer reflexionar. Simples arengas, más que ideas autocríticas. Pensemos que estamos viendo un material publicitario elaborado  al año siguiente de la muerte de Stalin. Con el nuevo gobierno encabezado por Kruschev, se predicaba una mirada descarnada del pasado reciente, pero esto no se refleja en absoluto en el tono de la propaganda. El objetivo sigue siendo el mismo: tener un pueblo dócil, acrítico, obsecuente del Partido y las autoridades, disciplinado y laborioso hasta el agotamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s