Herzog

herzog1 Existe un libro que nadie que ame el cine puede dejar de leer. Me refiero a “Herzog por Herzog” donde Paul Cronin, en el año 1999, vuelca numerosas sesiones de entrevistas al director de cine alemán Werner Herzog. Para esa época ya tenía el entrevistado una larga carrera por detrás y un rico material para analizar, estimulado por las preguntas de su entrevistador. El libro, que acaba de ser publicado en español por la editorial Cuenco de Plata, en Argentina, permite conocer a los hispanoparlantes la vida y pensamientos de este destacado director.
El libro se deja leer de un tirón, a pesar de sus 315 páginas de extensión. Es que parece una novela de aventuras más que un análisis árido de teorías sobre el cine. La personalidad tan particular de Herzog, queda muy bien retratada a lo largo de un interminable anecdotario, que incluye a casi todas sus películas filmadas hasta el día de la entrevista.
El libro nos muestra a un hombre entusiasta, audaz, con una sana locura, que entiende la vida como un camino de permanentes desafíos, una trayectoria que debe contar con esfuerzos sostenidos por alcanzar sus deseos. Y el mayor deseo de Herzog, desde su adolescencia fue y es hacer cine. Su creatividad e ingenio no solo se expresan en sus filmes, sino en los métodos heterodoxos para buscar, desde la inspiración hasta el financiamiento para sus películas.
Hay una palabra que se repite una y otra vez a lo largo del libro y parece ser el leit-motiv de toda la obra de Herzog: éxtasis. Su interés supremo es encontrar paisajes, historias y personajes que lleven al espectador a un estado de éxtasis. En sus documentales no intenta ni le interesa retratar o denunciar ninguna situación social o política particular del mundo. Es que Herzog lo dice con frecuencia: él quiere arrancar de las imágenes la mayor cantidad de poesía posible, un modo de llegar a la verdad del mundo, que entiende es mucho más profundoherzog2 que cualquier supuesto retrato objetivo de la realidad. Su interés por personajes extraños, que desafian al mundo con su coraje, perseverancia o extravagancia, se pone en evidencia tanto en la mayoría de las ficciones como en casi todos  los doumentales.  Su amor y respeto por todos los protagonistas de sus películas, queda en evidencia no solo en el trato que reciben cuando se muestran en sus filmes, sino también por la preocupación y el interés que el director muestra por la vida de sus actores después de terminados sus trabajos.

Un autodidacta, que nació en un hogar pobre, es también por su extracción de clase una rareza en el mundo actual del cine, donde la mayoría de los realizadores jóvenes del presente estudian en escuelas de cine y pertenecen a hogares de la clase media.

Su audacia y coraje lo ha llevado en varias ocasiones, a poner en riesgo su vida, sea por enfrentarse a fenómenos naturales extremos, o por incursionar en países con conflictos políticos graves.

Quienes lean el libro, se contagiaran del entusiasmo vital de Herzog, y si ya conocen algunos de sus filmes, querrán, a no dudarlo, visionar el resto de su vasta obra. Haber logrado ese objetivo, creo que es el mayor mérito de esta obra y la principal cualidad pública del entrevistado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close